TRASCENDIDOS 16 DE NOVIEMBRE 2012



TRASCENDIDOS 16 DE NOVIEMBRE 2012  


Cuando faltan 15 días para el fin de sexenio, resulta inexplicable que renuncie, de pronto, el subprocurador contra la delincuencia organizada. Hay al menos tres versiones sobre la salida de Cuitláhuac Salinas Martínez de la PGR. La primera es que sus desencuentros con la procuradora Marisela Morales -al grado de la franca ruptura entre ambos- hicieron imposible su permanencia al frente de la más importante de las subprocuradurías. La segunda es que Salinas Martínez traía varios expedientes contra personas de mucho peso del gobierno federal y eso no gustó a alguien que, simplemente, decidió sacarlo de la jugada. La tercera se refiere a que el crimen organizado ya se le había metido hasta la cocina al subprocurador sin que se diera cuenta, por lo que su jefa decidió ponerle un alto. Al final todo indica que la realidad es una mezcla de las tres versiones: que Salinas pisó más callos de los que debía, que su relación con Morales se hizo añicos y que anda muuuy preocupado de que lo conviertan en chivo expiatorio.

Por cierto que por alguna extraña razón dicen que Héctor Velázquez, el director del aeropuerto capitalino, seguramente está muy contento con la salida de Cuitláhuac Salinas de la SEIDO. Quién sabe si algo tengan que ver los señalamientos sobre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México como el principal centro de operaciones del crimen organizado en la capital del país.

Con eso de que los asientos en el Consejo de la Judicatura son auténticas minas de oro, para la plaza que dejará Jorge Moreno Collado hay... ¡30 apuntados! Sin embargo, se dice que los senadores ya tienen a sus gallos para la pelea final. Por el lado de los priistas el ex diputado Carlos Chaurand Alzate trae la bendición del coordinador Emilio Gamboa. No obstante, en la Judicatura se podría romper el Club de Tobi, dado que otro grupo tricolor apoya a Graciela Buchanan, presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León. Los senadores del PRI están muy confiados de que como se va un tricolor de toda la vida... ¡hay que poner otro! Pero les espera una sorpresa: una posible alianza PAN-PRD en su contra. Los perredistas promueven a la consejera jurídica del DF, Leticia Bonifaz; y el PAN quiere al embajador en España, Jorge Zermeño. Pero como ya hay dos consejeros en el CJF con sello panista -César Jáuregui y Daniel Cabeza de Vaca- esto podría abrir la puerta a la unión entre azules y amarillos. Por último, también la Suprema Corte tiene su candidato: su oficial mayor, Rodolfo Lara Ponte. Lo que se dice es que algunos ministros quieren tener un emisario en la Judicatura, donde hay muuuchos recursos por manejar.

¡Qué raro! Tan dado que es Juan Sabines a los reflectores y su Sexto Informe lo presentó... ¡casi a escondidas! El gobernador con aires de emperador había pedido al Congreso de Chiapas una prórroga para presentar el balance de su gestión, a más tardar, el día 30. Pero, sin decir agua va y sin siquiera estar agendado en el orden del día, el mandatario cayó de imprevisto en la sede legislativa y, así, sin señal de televisión, ni de radio; sin invitados y, prácticamente sin público, "informó" a los diputados sobre el último año de su gobierno. Una de dos: Sabines no quería que nadie se enterara de lo que dijo o ya le urge irse y ponerse a salvo antes de que llegue el nuevo gobierno. ¿Qué será?

++++

Que la reacción de Diana Ladrón de Guevara, procuradora de Defensa del Contribuyente, ante la nominación de Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, jefe del Servicio de Administración Tributaria, para una de las vacantes de ministros de la Suprema Corte, es pura mala leche. En un boletín, la señora lo calificó de inexperto en constitucionalismo y derechos fundamentales pero, además de cumplir con todos los requisitos para ser ministro, Gutiérrez Ortiz Mena ha entregado buenos resultados en el SAT, entre otros el aumento de los juicios y los montos ganados.

Que el coordinador de Diálogo Político y Seguridad del gobierno electo, Miguel Osorio Chong, es quien se encarga personalmente de operar los detalles para la ceremonia de protesta constitucional de Enrique Peña Nieto como presidente en el Palacio Legislativo de San Lázaro el próximo 1 de diciembre. Para ello mantiene contacto permanente con los coordinadores de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y del PAN, Luis Alberto Villarreal, sin descartar un próximo acercamiento con el líder de la bancada del PRD, Silvano Aureoles, que —cuentan hasta los perredistas— se anda haciendo del rogar.  

Que la gira por Estados Unidos y Canadá del presidente electo de México será breve y se centrará en su encuentro del martes próximo con el presidente Barak Obama en la Casa Blanca y, al mediodía del miércoles siguiente, con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, en Ottawa, donde concluirá el viaje.

++++

Confirmado: el presidente electo Enrique Peña Nieto, anunciará él mismo, en un breve acto, a todo su gabinete el 29 de noviembre, con el que dos días después iniciará su gobierno. Cómo lo va a hacer, aún se está discutiendo, pero que no le extrañe que repita el formato de cuando asumió la gubernatura en el estado de México, donde el primer día en funciones tuvo un encuentro con su nuevo gabinete, anunciado dos días antes por su vocero David López, a quienes les dijo que “eran los mejores” que él había seleccionado para ocupar los cargos asignados, y acto seguido, les leyó la cartilla sobre lo que esperaba de ellos, lo que no quería que hicieran, la dirección que llevaría su administración y que, cuando tuvieran alguna duda sobre el rumbo, lo consultaran con él.

Hace unos días, Andrés Antonius González, fiestero de sí, celebró su cumpleaños con unos 200 amigos y amigas. Se encontraban, entre tanta gente que bebió whiskey hasta que se agotó hacia las tres de la mañana, algunos técnicos muy sofisticados de una generación de profesionales, muchos de ellos de Harvard y las Ivy League que fueron brincados en el gobierno de Felipe Calderón por otra generación de egresados del noreste norteamericano. La fiesta no tendría nada fuera del ámbito privado, salvo que Antonius y muchos de los participantes, son generación también del virtual secretario de Hacienda entrante,Luis Videgaray, y el mismo festejado se perfila para ser el jefe de Oficina en la Presidencia de Enrique Peña Nieto.

El presidente Felipe Calderón viaja a Cadiz a la Cumbre Iberoamericana y de ahí se va a Austin, donde este domingo se restablece el Gran Premio de Estados Unidos, en la máxima categoría de Fórmula Uno. Ya está en el umbral de la puerta de salida de Los Pinos y hay señales extrañas que vienen de Estados Unidos, donde planea ir a dar clases al finalizar su mandato. Dicen los que saben que Stanford rechazó su propuesta académica, por considerarlo un “liability”, o lo que es lo mismo, una papa caliente. Harvard, que ya lo había aceptado, se ha puesto complicado, porque hay un sector importante de la Faculty que no está nada a gusto con su llegada por razones similares a la conservadora Stanford, que por lo que se espera sea su pleito en tribunales al dejar la Presidencia, sea una figura que les de más problemas que beneficios.

++++

Muy contento está el ex presidente Vicente Fox ante la cercanía de la toma de protesta de Enrique Peña como Presidente, pues éste palomeó un proyecto del centro Fox y la empresa UST Global para crear 10 mil empleos en los próximos dos años. Peña, según Fox, “está al tanto de este proyecto y dio su apoyo”. Más aún, aseguró que “vamos a trabajar juntos para movilizar el sistema universitario del país, para movilizar escuelas superiores públicas y privadas”. O sea, el hombre que tumbó al PRI y el hombre que tumbó al PAN… juntos.

 Pues ya está en la Cámara de Diputados la iniciativa de Enrique Peña para reestructurar la administración pública y le tocó presentarla a José Manzur para dar paso a las realidades más que a los dichos y “fortalecer la gobernabilidad como factor indispensable de nuestra democracia y el progreso del país”. Y lo hizo bien Manzur, quien, se sabe, es uno de los mexiquenses más cercanos a Peña.

Va en serio el gobernador de Quintana Roo con aquello de la cero tolerancia, sobre todo para los funcionarios que incumplan su deber. Ayer cesó al director de la cárcel de Cancún, Ernesto Hernández Morales, por llegar en estado inconveniente al trabajo. “Los servidores públicos deben mantener una conducta ejemplar”, sostuvo Roberto Borge, quien demostró de inmediato que la fuerza para hacer cumplir la ley es lo suyo: nombró como sustituto al Capitán Segundo de la Fuerza Aérea, Salvador Reyes Muñiz.

++++

Nadie muere la víspera. Excepto Cuitláhuac Salinas, ex titular de la Subsecretaría Especializada en Investigación contra la Delincuencia Organizada. El funcionario fue despedido a ¡dos semanas! del cambio de gobierno. Tuvo que haber ocurrido algo muy grave. El sexenio termina como comenzó: con indicios de la infiltración del crimen organizado en la estructura de la Procuraduría General de la República. El abatimiento no es respuesta ante la traición. Tanto esfuerzo y sacrificio para que los policías sigan a sueldo de los delincuentes es inadmisible. Lo que procede es actuar con determinación. La procuradora Marisela Morales lo hizo. Lo mismo se espera del próximo titular de la PGR.

El Congreso no tiene por qué obstaculizar la reorganización del gobierno federal. Son dos poderes diferentes con distintas atribuciones. Los cambios propuestos en la administración pública buscan sentar las bases de un Estado eficaz. Si funcionan o no lo decidirá, en su momento, la ciudadanía, no los diputados. Ya comenzaron los contactos entre el equipo del Presidente electo y las bancadas de los diferentes partidos políticos. Se trata dar a conocer razones y alcances. No debe haber sorpresas: los partidos de izquierda se opondrán, como lo hacen por sistema, incluso antes de conocer en detalle las iniciativas.  La aprobación correrá, en todo caso, a cargo de la alianza modernizadora.

Actores políticos como Monreal y Padierna recurren al chantaje y las amenazas. Son como La Familia, pero su terreno de operaciones es el Congreso. Si amenazan con armar un alboroto, ¿hay que cambiar la sede de la ceremonia de toma de posesión? El 1 de diciembre debe imponerse la ley. La ceremonia forma parte de la Constitución. Mal haría el Congreso en quedar sujeto a los caprichos de los violentos. Sería un antecedente vergonzoso del que no podrían librarse a lo largo de la legislatura. Lo justo es que los chantajistas queden expuestos como lo que son: opositores, pero de la democracia.

++++

Un mensaje más que claro mandó Felipe Calderón, el primer mandatario, a los legisladores: confía en el magistrado Alberto Gelasio Pérez Dayán. Por tercera vez consecutiva lo incluye en una terna para convertirlo en ministro de la Suprema Corte de Justicia y, eso, a pesar de que la semana pasada sólo obtuvo 38 votos para ocupar la plaza. Alejandro Poiré, secretario de Gobernación, aseguró que las nuevas ternas enviadas al Senado para sustituir a los dos ministros de la  Corte que terminan su encargo el próximo 30 de noviembre cumplen “a cabalidad” los requisitos de ley. Aseguran que la tercera es la buena.

Los negativos rechazarán todo. Son el partido del no. Como su política es simple, la de ir en contra de las de los demás, por supuesto el PRD y las fuerzas de izquierda no están conformes. Ya levantaron la voz. Dicen que rechazan los cambios previstos para la Secretaría de Gobernación. El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Julio César Moreno Rivera, advirtió que desaparecer a la Secretaría de Seguridad Pública y poner al mando de la Segob a la Policía Federal “parece un regreso al viejo régimen autoritario”. Vamos a cerrar filas, dice, “pero no de manera tan sorpresiva”. ¿A qué le tienen miedo? ¿Al orden?

++++

Comentarios