A la cárcel los corruptos


Si le tomamos la palabra al secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, quien esta semana retomó un comentario hecho por el presidente Enrique Peña Nieto de que la corrupción en México es un problema cultural, entonces el objetivo principal de este nuevo sistema anticorrupción es crear incentivos para cambiar la cultura política de este país. Leer en El Financiero

Comentarios