¿Corrupción como una amenaza a la seguridad nacional?

Digan lo que digan, la reducción de la corrupción a final de cuentas es un problema de voluntad política. Y por no resolverlo mediante los mecanismos normales a que pueden acceder las democracias, ahora también hay que considerarlo como un problema de seguridad nacional. Leer en El Financiero

Comentarios