¿A quién van a sacrificar?


¿Quién asumirá los costos políticos de controlar a la CNTE? ¿El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong? ¿El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño? O los platos rotos los pagará el mismo presidente Enrique Peña Nieto. Leer en El Financiero

Comentarios