¡Sorpresa! ¿Por qué EU bombardeó la base aérea en Siria?


Seguramente Donald Trump, como empresario, gozaba de sorprender a sus adversarios, simple y llanamente para incomodar. Un negociador que sorprende, tomando o exigiendo posiciones inesperadas, desorienta porque su contraparte no sabe cuál es su posición real en una negociación. Y un negociador que sorprende también podría interpretarse como un negociador agresivo ante los demás –una imagen que les encanta a los negociadores rudos. Leer en El Financiero

Comentarios