Los emperadores no tienen ropa


El problema de los candidatos a la Presidencia es que por más que se quieran cubrir con terciopelo, lana y lino, en 2018 no podrán esconder actos de corrupción de ellos, su familia o de sus allegados políticos. A diferencia del entonces candidato Enrique Peña Nieto, de Angélica Rivera, y los entonces operadores políticos Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio, quienes sí pudieron esconder la cola de corrupción que los persigue y que acabó definiendo este sexenio ante los ojos de los ciudadanos. Leer en @ElFinanciero_Mx

Comentarios